3.4. TEORÍAS DE LA EMOCIÓN

Imaginemos una situación de miedo intenso: tenemos una reacción emocional física (el corazón late muy rápido, tenemos problemas para respirar, sentimos un nudo en el estómago…) y estas sensaciones las tenemos en tantas otras situaciones, cuando nos enamoramos, si nos enfadamos mucho, si sentimos mucha vergüenza o si nos sentimos muy tristes.

Si recordamos una experiencia emocional fuerte, podemos preguntarnos ¿en qué orden sucedieron las cosas? ¿Experimentamos primero las sensaciones físicas (arousal) para luego sentir la emoción o sentimos primero la emoción y después el arousal?¿o ambas a la vez?

Los psicólogos han propuesto tres teorías diferentes de la emoción, que varían en el papel que juega el arousal en la misma.

1.jpg

La teoría de James-Lange propone que la emoción es el resultado del arousal. La teoría de Cannon-Bard propone que la emoción y el arousal ocurren a la vez. El modelo de los dos factores de Schachter y Singer propone que el arousal y la cognición se combinan para crear la emoción.

Normalmente, cuando sentimos los cambios fisiológicos que acompañan a las situaciones emocionantes, la interpretación que hacemos es del tipo a “me entró miedo y me empezó a latir el corazón a toda velocidad”, “me dio mucha vergüenza y me puse roja como un tomate”. Si utilizamos la teoría de Walter Cannon y Philip Bard, la experiencia de la emoción (en este caso el miedo o la vergüenza) tiene lugar a la vez que la experiencia de arousal (en el ejemplo, el latido del corazón o ponerse rojo). “La experiencia de una emoción va acompañada de arousal fisiológico”. Además, de acuerdo con este modelo de emoción, cuanto más conscientes somos del miedo, más se acelera nuestro corazón, o cuanto más conscientes somos de la vergüenza, más rojos nos ponemos.

Aunque la idea de que la experiencia de la emoción sucede a la vez que el arousal parece lógica, los psicólogos William James y Carl Lange tuvieron otra idea sobre el papel que juega el arousal. De acuerdo con la teoría de James-Lange, “nuestra experiencia de la emoción es el resultado de el arousal que experimentamos”. Esta teoría propone que el arousal y la emoción no son independientes, y además que la emoción depende del arousal. El miedo no tiene lugar a la vez que late el corazón de forma rápida sino que ocurre porque el corazón se acelera. Según esta teoría, nos sentimos mal porque lloramos, enfadados porque nos ponemos tensos, miedosos porque temblamos”. Un aspecto importante en esta teoría es que diferentes patrones de arousal dan lugar a diferentes experiencias emocionales.

En la investigación hay evidencia para las dos teorías. El camino rápido de las emociones (visto en el punto anterior “biología de la emoción”) apoya la idea de que el arousal y la emoción ocurren a la vez. El circuito emocional en el sistema límbico se activa cuando tenemos un estímulo emocional, y este circuito rápidamente, de forma casi instantánea crea la reacción fisiológica correspondiente. Este proceso es tan rápido que sentimos como si la emoción fuese simultánea a nuestro arousal.

Por otro lado, como decía la teoría de James-Lange, la emoción que sentimos es más débil sin arousal. Los pacientes con lesiones medulares que reducen su experiencia de arousal también dicen tener muy baja respuesta emocional. También hay apoyo para la idea de que las diferentes emociones se producen por patrones diferentes de arousal. Gente que ve caras de miedo muestra más activación de la amígdala que gente que ve caras de enfado o de alegría, nos ponemos rojos cuando sentimos vergüenza pero no cuando experimentamos otras emociones, y liberamos hormonas diferentes cuando sentimos compasión que cuando experimentamos otras emociones.

Pero mientras que la teoría de James-Lange propone que cada emoción tienen un patrón de arousal diferente, la teoría de los dos factores propone algo opuesto, e indica que el arousal que experimentamos es básicamente el mismo en todas las emociones, y que todas las emociones (incluidas las emociones básicas) se diferencian entre ellas por la interpretación cognitiva que hacemos de la causa del arousal. La teoría de los dos factores afirma que “la experiencia de la emoción está determinada por la intensidad del arousal que experimentamos, pero que la interpretación cognitiva que hacemos de la situación determina la emoción que será”. De acuerdo con esta teoría, tanto el arousal como la interpretación son necesarios, por lo tanto podemos decir que las emociones dependen de dos factores: el factor de arousal y el factor cognitivo. Emoción = arousal+cognición

Hay veces que nos resulta difícil cuando experimentamos un elevado nivel de arousal determinar de forma precisa cuál es la emoción que sentimos. Es decir, podemos estar seguros del arousal que experimentamos, pero el significado del mismo (el factor cognitivo) puede que no esté tan claro. Algunas relaciones de pareja por ejemplo, tienen un elevado nivel de arousal, y los miembros de la pareja pasan por altos y bajos muy diferentes en su relación. Un día están super enamorados y al día siguiente están peleándose. En las relaciones con un arousal elevado, los miembros de la relación pueden no saber si la emoción que sienten es amor, odio o ambos a la vez. LA TENDENCIA DE LA GENTE A ETIQUETAR DE FORMA INCORRECTA LA CAUSA DEL AROUSAL QUE ESTÁN EXPERIMENTADO SE CONOCE COMO EL ERROR DE ATRIBUCIÓN DEL AROUSAL.

2.jpg

Dutton y Aron (1974) hicieron un estudio: una mujer muy atractiva se acercaba a los hombres que acababan de cruzar un puente colgante en Canada. La mujer les preguntaba si la podían ayudar a completar un cuestionario para un trabajo de clase. Cuando acababan, escribía su nombre y su número de teléfono en un papel y les invitaba a llamarla si querían saber algo más sobre el trabajo que estaba haciendo. Más de la mitad de los hombres entrevistados al final del puente la llamaron. Al contrario de lo que ocurrió haciendo el mismo experimento con hombres que cruzaban un puente normal, en el que la mayoría no la llamó. El error de atribución del arousal explica este resultado: lo hombres que cruzaron el puente colgante experimentaron arousal pero hicieron una atribución errónea del mismo interpretando que era atracción sexual o romántica hacia la mujer, lo que hizo más probable que la llamasen…

3.jpg

Para finalizar, concluimos con que las tres teorías tienen algo que aportar:

La teoría de Cannon-Bard, nos dice que las emociones y el arousal son experiencias subjetivas que tienen lugar prácticamente a la vez.

La teoría de James-Lange nos aporta que el arousal es necesario para sentir una emoción, y que hay diferentes patrones de arousal para las diferentes emociones.

Y la teoría de los dos factores nos indica que el mismo patrón de arousal lo interpretamos de manera diferente en diferentes situaciones.

Anuncios